Para comer diferente

para alimentar tu salud

para un evento especial

en exclusiva pero con salud …

 

Mavi Moll

nuestra experta en alimentación

Soy Mavi, nací en Valencia, lo que de entrada, siento, me convierte en una privilegiada.

Madre y empresaria, tras superar una grave enfermedad, en mi vida se produjo una profunda transformación, dando paso a un nuevo estilo de vida, más coherente con nuestra condición REAL de Ser Humano.

Desde entonces he ido formándome en diferentes escuelas como Naturópata,  Consultora Macrobiótica, Profesora de Alimentación Energética Natural,  Coach Nutricional en Salud y Motivación y sigo aun, cada día,  investigando sobre la Energía ( KI) y sus efectos.

C o – dirijo el Centro de Salud Integral NaturalMente, donde pasó consulta e imparto cursos de formación,  talleres prácticos de Cocina Energética y Monográficos, sobre temas de enfermedad y salud. En verano co-dirijo el proyecto internacional  Vacaciones Alternativas Saludables  que dota de prácticas herramientas a los participantes, para mejorar sus vidas.

Mis principios

solo ingredientes bio, veganos y saludables

A lo largo de mi vida he viajado por todo el mundo, admirando y constatando la diversidad en cuanto a culturas y costumbres. Como no, también en lo tocante a la alimentación.  Y así, estoy convencida de que la forma de comer de una población, determina su salud y su evolución ( y no sólo en el aspecto físico). 

La propuesta de KI Biorestaurant,  es una cocina exenta de alimentos de origen animal. Una cocina pacífica, donde los del reino vegetal reinan, brillan y sustentan un estilo de vida más coherente y saludable, como demanda nuestra realidad vital.

Producto ecológico,  trazabilidad y las tres R ( reducir desperdicios, reciclar y reutilizar envases), son la base de nuestra filosofía.

También, amor y pasión por las cosas bien hechas.Mi ilusión es poder ofreceros en cada plato opciones deliciosas,  que representen todo aquello que creo y conozco. Salud que se come. Energía en cada bocado. Sin renunciar ni por un momento a enamorar vuestros sentidos. Incluso el sexto……

.

LA ALIMENTACIÓN EN LAS ESTACIONES. SU PERSPECTIVA ENERGÉTICA.

Según se contempla en la Medicina Oriental, la energía tiene 5 fases de transformación que  se denominaron  como “Los 5 elementos”.Bajo esta perspectiva, se entiende que hay un continuo cambio y que todo se transforma según unos ritmos naturales. Cada uno de estos 5 Elementos, FUEGO, TIERRA, METAL, AGUA Y MADERA, se caracteriza  por un tipo de energía específico y guarda correspondencia con una estación del año. Con cada uno de los elementos, se relacionan también,  unos órganos internos, cuyas funciones estarán predominando en ese momento y se ve estimulado por un sabor determinado.Los 5 Elementos se suceden de forma cíclica. Cada uno crea y alimenta al siguiente, del mismo modo que las estaciones del año se dan ordenadamente.

Si aplicamos estos conocimientos, se logra el equilibrio entre la salud de nuestros cuerpos físicos, mental y emocional. En caso contrario, se dan bloqueos y sobrecargas dando origen a la enfermedad.El ser humano es fundamentalmente Energía. Aplicar estos conocimiento, nos permitirá  sintonizar, fluir y estar en armonía con la energía y los ritmos de nuestro entorno.

Desde siempre, los cambios estacionales (solsticios, equinoccios) han marcado las vidas de las comunidades, dando lugar al origen de muchas  fiestas populares como las fiestas de la vendimia, la siega del cereal, etc.

Desde el ámbito de la alimentación, es por tanto lo más natural y recomendable, respetar la estacionalidad de los alimentos, y confiar en que la  Madre Tierra, en su irrefutable sabiduría, nos proporciona en cada estación los alimentos con las cualidades y características más adecuadas para nuestro organismo. Valga como ejemplo observar que, es en verano donde aparecen las frutas con mayor cantidad de agua, sales minerales y azúcares, destinado todo ello a refrescarnos, aportarnos más vitalidad y reponer todo lo que a través del sudor se pierde.

Beneficios de consumir alimentos de temporada y proximidad

  • Mayor concentración de nutrientes.
  • Mayor presencia de KI, energía vital, que absorbemos al comerlos.
  • Es mucho más sostenible.
  • Conseguimos trazabilidad, que nos permite tener más información sobre lo que consumimos y su origen.

-Elemento Fuego –

Los órganos relacionados con esta estación son el corazón e intestino delgado. El órgano más cansado es el corazón.

Su color, es el rojo del fuego; su sabor el amargo y el tostado; su órgano Yang gobernador de corazón y su órgano Yin, intestino delgado/triple calentador; su orificio, la lengua; Tejidos, vasos sanguíneos; manifestación externa, la cara; zona refleja, la punta de la nariz; sentido, la voz y el tacto; secreciones, el sudor; omóplatos, zona refleja del intestino delgado;

EL VERANO SIMBOLIZA LA MADUREZ Y LA PLENITUD.

El gran Yang está alcanzando su techo.

A nivel energético el verano es dinámico y con mucho movimiento, llenos de chispa y vitalidad. Debemos por tanto buscar equilibrar el organismo. A medida que las semanas van pasando, gradualmente tenemos que ir cambiando nuestra forma de alimentarnos. Hace más calor, hay una luz intensa y la naturaleza se encuentra en su punto más álgido. Nos sentimos predispuestos a una vida más social y a practicar actividades al aire libre. Necesitaremos por tanto, un aporte energético abundante, para poder acompasar este ritmo.  Es muy fácil.

Hay que priorizar las cocciones breves, descartando la olla exprés y el horno. Más verduras, a menudo optaremos por saltear las verduras, ensalada de frutas; haremos menor uso de los factores yanguinizantes como la sal y el fuego.

También conviene reducir el consumo de productos de origen animal.

RESUMIENDO

Nuestra alimentación en estaciones calurosas, debería ser:

  • Ligera.
  • Con mucho colorido.
  • Sabores refrescantes.
  • Texturas crujientes.
  • Platos simples y apetitosos pero al mismo tiempo, que refuercen.

 

Durante las estaciones más frías quizás hayamos abusado de la proteína animal, grasas y aceites saturados, que implica una energía pesada, de vibración lenta y que genera calor. Al llegar el buen tiempo nos sentiremos atraídos por su energía opuesta y con ello: exceso de líquidos, azúcar, bebidas frías, exceso de frutas incluidas las tropicales, y sus zumos….

Todos estos extremos nos desmineralizarán y  harán perder la alcalinidad que nuestra sangre necesita y requiere para un óptimo funcionamiento.

Los alimentos de nuestra cocina serán:

CEREALES

Entre los cereales, el más refrescante es el maíz, con un efecto laxante como casi todos los alimentos de FUEGO y su harina (polenta). En esta estación también puedes tomar trigo espeta y kamut en ensaladas, la quinoa, el arroz de grano largo y el basmati, pasta integral y  el cuscús y Bulgúr excepcionalmente en platos fríos.

LEGUMBRES

Elige las de mayor tamaño, en patés, ensaladas, etc. Alubias pintas y rojas. Y no olvidar que el tofu refresca y es ideal para el verano.

PESCADO

Aunque daremos preferencia a las proteínas vegetales, el pescado cocinado de forma ligera es también recomendable para poder seguir  el ritmo de vitalidad y acción.

ALGAS

En esta estación calurosa, es primordial el seguir nuestro consumo diario de algas, e incluso incrementarlas, para prevenir una posible desmineralización.

Utilizaremos las más ligeras:

La Kombu es el alga del corazón. También nos inclinaremos más por la Nori, rica en Omega 3,  Lechuga de mar, Dulse, muy indicada por sus propiedades para la circulación de la sangre, la Arame, protectora de los vasos sanguíneos y de las nocivas radiaciones solares, y la versátil y refrescante Agar-agar, para elaborar deliciosos y refrescantes postres. A cada litro de zumo añadir 4 cucharaditas de postre de agar-agar en copos.

Verano

ACEITE

Un consumo adecuado de aceite es siempre indispensable en cualquier estación. Utilizaremos aceite de buena calidad para aliños (oliva, maíz, sésamo) aunque es muy importante no excedernos en su cantidad. También utilizaremos aceite (en cocción) para salteados cortos, rehogados y plancha.

Las semillas tostadas nos aportan una excelente calidad de aceite, proteína y grasas saludables. Las nueces, están especialmente indicadas para el corazón.

VERDURA

Las verduras predominantes son las de hojas redondas: lechuga, repollo, grelos, escarola, etc. En ellas encontraremos el necesario efecto “refrescante” para las altas temperaturas.

Nos apetece mucho preparar platos fríos y aumentar un poco la cantidad de verdura cruda, aunque sin exagerar, conminándolas siempre con verduras de raíz, hoja, flor o fruto para respetar el equilibrio de proporciones. El sabor amargo proveniente de las verduras o los cereales tostados, tienen un efecto relajante, refrescante, algunas veces estimulantes (pero no excitante). Es decir, no hiperexcita las glándulas renales como el café. La achicoria,  la escarola, las alcachofas, flores de verano y otros que no son flor, como el perejil, la rúcula, las espinacas, las acelgas, endivias, son el ejemplo de un amargo saludable.

Las verduras de fruto, pepinos, tomates, calabacines, pimientos, y berenjenas, expanden y enfrían más que las de hoja. Son por tanto aconsejadas para personas de fuerte consumo de proteínas animales, embutidos y salazones. Por ejemplo el típico gazpacho andaluz. A los vegetarianos, veganos, estas verduras de fruto los deja apagados y fríos. Hay que recordar entonces, que la cantidad hará la diferencia y este será un momento ideal para aplicar el arte de crear polaridad, pudiendo así compensar el exceso de potasio y ácido de estas verduras-frutas, con algunas excepciones, lo mismo que con las espinacas y las acelgas.

FRUTA

También incrementaremos las raciones de frutas acuosas, sandia, zumo de zanahoria, etc. Estas no disponen de almidón, como las verduras, si no azúcar de rápida asimilación, por lo que no las mezclaremos con las comidas, sino que te recomiendo comerlas aparte, a media mañana o a media tarde, solo en verano y en cantidad moderada. Melón y albaricoque son dos frutas equilibradas e idóneas.

Una dieta tan solo de frutas o en excesivas cantidades nos dejará en pocas semanas muy cansados, y con muy poca vitalidad para seguir el ritmo veraniego. Al mismo tiempo, al haber creado en nosotros una energía excesivamente YIN con efecto refrescante, de apertura, sentiremos el calor penetrante con más facilidad y agobio.

Una de las formas más efectivas para equilibrar la fruta cruda, es hacer una ensalada con una o diferentes frutas, añadir una pizca de sal marina y melaza al gusto, mezclar y dejar macerar durante media hora.

Otra forma muy refrescante, es hacer gelatinas de frutas de estación con agar-agar, tipo jalea, mouse o sorbetes. A tener muy en cuenta las que tienen un poder antioxidante: frutas del bosque (moras, arándanos, frambuesas, fresas, grosellas, etc.).

También podemos experimentar con batidos de frutas con leche de arroz, o de almendras.

PLANTAS AROMÁTICAS

Es importante también, integrar en la cocina estival hiervas aromáticas frescas que nos darán el toque de frescor que necesitamos (menta, albahaca, cebollino, eneldo, cilantro, hinojo, perejil, etc. 

PICANTES

Las especias picantes, muy utilizadas en los países más cálidos porque tienen la cualidad de sacar el calor del cuerpo, es preferible evitarlas en esta franja climática templada, pues nos desequilibran el corazón con facilidad. Mejor utilizar picantes de raíz como jengibre o nabos (wasabi). Evita los de fruto, como la guindilla y pimienta de cayena.

CONDIMENTOS

El sésamo

INFUSIONES

Malta de cebada, manzanilla en su variedad amarga, el té de tres años

Verano

-Elemento Fuego –

Los órganos relacionados con esta estación son el corazón e intestino delgado. El órgano más cansado es el corazón.

Su color, es el rojo del fuego; su sabor el amargo y el tostado; su órgano Yang gobernador de corazón y su órgano Yin, intestino delgado/triple calentador; su orificio, la lengua; Tejidos, vasos sanguíneos; manifestación externa, la cara; zona refleja, la punta de la nariz; sentido, la voz y el tacto; secreciones, el sudor; omóplatos, zona refleja del intestino delgado;

EL VERANO SIMBOLIZA LA MADUREZ Y LA PLENITUD.

El gran Yang está alcanzando su techo.

A nivel energético el verano es dinámico y con mucho movimiento, llenos de chispa y vitalidad. Debemos por tanto buscar equilibrar el organismo. A medida que las semanas van pasando, gradualmente tenemos que ir cambiando nuestra forma de alimentarnos. Hace más calor, hay una luz intensa y la naturaleza se encuentra en su punto más álgido. Nos sentimos predispuestos a una vida más social y a practicar actividades al aire libre. Necesitaremos por tanto, un aporte energético abundante, para poder acompasar este ritmo.  Es muy fácil.

filosofía alimentacion verano en ki biorestaurant

Hay que priorizar las cocciones breves, descartando la olla exprés y el horno. Más verduras, a menudo optaremos por saltear las verduras, ensalada de frutas; haremos menor uso de los factores yanguinizantes como la sal y el fuego.

También conviene reducir el consumo de productos de origen animal.

RESUMIENDO

Nuestra alimentación en estaciones calurosas, debería ser:

  • Ligera.
  • Con mucho colorido.
  • Sabores refrescantes.
  • Texturas crujientes.
  • Platos simples y apetitosos pero al mismo tiempo, que refuercen.

 

Durante las estaciones más frías quizás hayamos abusado de la proteína animal, grasas y aceites saturados, que implica una energía pesada, de vibración lenta y que genera calor. Al llegar el buen tiempo nos sentiremos atraídos por su energía opuesta y con ello: exceso de líquidos, azúcar, bebidas frías, exceso de frutas incluidas las tropicales, y sus zumos….

Todos estos extremos nos desmineralizarán y  harán perder la alcalinidad que nuestra sangre necesita y requiere para un óptimo funcionamiento.

CEREALES

Entre los cereales, el más refrescante es el maíz, con un efecto laxante como casi todos los alimentos de FUEGO y su harina (polenta). En esta estación también puedes tomar trigo espeta y kamut en ensaladas, la quinoa, el arroz de grano largo y el basmati, pasta integral y  el cuscús y Bulgúr excepcionalmente en platos fríos.

LEGUMBRES

Elige las de mayor tamaño, en patés, ensaladas, etc. Alubias pintas y rojas. Y no olvidar que el tofu refresca y es ideal para el verano.

PESCADO

Aunque daremos preferencia a las proteínas vegetales, el pescado cocinado de forma ligera es también recomendable para poder seguir  el ritmo de vitalidad y acción.

ALGAS

En esta estación calurosa, es primordial el seguir nuestro consumo diario de algas, e incluso incrementarlas, para prevenir una posible desmineralización.

Utilizaremos las más ligeras:

La Kombu es el alga del corazón. También nos inclinaremos más por la Nori, rica en Omega 3,  Lechuga de mar, Dulse, muy indicada por sus propiedades para la circulación de la sangre, la Arame, protectora de los vasos sanguíneos y de las nocivas radiaciones solares, y la versátil y refrescante Agar-agar, para elaborar deliciosos y refrescantes postres. A cada litro de zumo añadir 4 cucharaditas de postre de agar-agar en copos.

ACEITE

Un consumo adecuado de aceite es siempre indispensable en cualquier estación. Utilizaremos aceite de buena calidad para aliños (oliva, maíz, sésamo) aunque es muy importante no excedernos en su cantidad. También utilizaremos aceite (en cocción) para salteados cortos, rehogados y plancha.

Las semillas tostadas nos aportan una excelente calidad de aceite, proteína y grasas saludables. Las nueces, están especialmente indicadas para el corazón.

VERDURA

Las verduras predominantes son las de hojas redondas: lechuga, repollo, grelos, escarola, etc. En ellas encontraremos el necesario efecto “refrescante” para las altas temperaturas.

Nos apetece mucho preparar platos fríos y aumentar un poco la cantidad de verdura cruda, aunque sin exagerar, conminándolas siempre con verduras de raíz, hoja, flor o fruto para respetar el equilibrio de proporciones. El sabor amargo proveniente de las verduras o los cereales tostados, tienen un efecto relajante, refrescante, algunas veces estimulantes (pero no excitante). Es decir, no hiperexcita las glándulas renales como el café. La achicoria,  la escarola, las alcachofas, flores de verano y otros que no son flor, como el perejil, la rúcula, las espinacas, las acelgas, endivias, son el ejemplo de un amargo saludable.

Las verduras de fruto, pepinos, tomates, calabacines, pimientos, y berenjenas, expanden y enfrían más que las de hoja. Son por tanto aconsejadas para personas de fuerte consumo de proteínas animales, embutidos y salazones. Por ejemplo el típico gazpacho andaluz. A los vegetarianos, veganos, estas verduras de fruto los deja apagados y fríos. Hay que recordar entonces, que la cantidad hará la diferencia y este será un momento ideal para aplicar el arte de crear polaridad, pudiendo así compensar el exceso de potasio y ácido de estas verduras-frutas, con algunas excepciones, lo mismo que con las espinacas y las acelgas.

FRUTA

También incrementaremos las raciones de frutas acuosas, sandia, zumo de zanahoria, etc. Estas no disponen de almidón, como las verduras, si no azúcar de rápida asimilación, por lo que no las mezclaremos con las comidas, sino que te recomiendo comerlas aparte, a media mañana o a media tarde, solo en verano y en cantidad moderada. Melón y albaricoque son dos frutas equilibradas e idóneas.

Una dieta tan solo de frutas o en excesivas cantidades nos dejará en pocas semanas muy cansados, y con muy poca vitalidad para seguir el ritmo veraniego. Al mismo tiempo, al haber creado en nosotros una energía excesivamente YIN con efecto refrescante, de apertura, sentiremos el calor penetrante con más facilidad y agobio.

Una de las formas más efectivas para equilibrar la fruta cruda, es hacer una ensalada con una o diferentes frutas, añadir una pizca de sal marina y melaza al gusto, mezclar y dejar macerar durante media hora.

Otra forma muy refrescante, es hacer gelatinas de frutas de estación con agar-agar, tipo jalea, mouse o sorbetes. A tener muy en cuenta las que tienen un poder antioxidante: frutas del bosque (moras, arándanos, frambuesas, fresas, grosellas, etc.).

También podemos experimentar con batidos de frutas con leche de arroz, o de almendras.

PLANTAS AROMÁTICAS

Es importante también, integrar en la cocina estival hiervas aromáticas frescas que nos darán el toque de frescor que necesitamos (menta, albahaca, cebollino, eneldo, cilantro, hinojo, perejil, etc. 

PICANTES

Las especias picantes, muy utilizadas en los países más cálidos porque tienen la cualidad de sacar el calor del cuerpo, es preferible evitarlas en esta franja climática templada, pues nos desequilibran el corazón con facilidad. Mejor utilizar picantes de raíz como jengibre o nabos (wasabi). Evita los de fruto, como la guindilla y pimienta de cayena.

CONDIMENTOS

El sésamo

INFUSIONES

Malta de cebada, manzanilla en su variedad amarga, el té de tres años

Reserva tu mesa

y disfruta tu alimentación

 

Sólo admitimos reserva por teléfono o whatsapp

al 654 06 05 09

make reservation

lo que dicen de nuestra comida

nuestros clientes, nuestros amigos

Restaurante acogedor de comida saludable y vibrante. Decorado con mucho gusto ,hasta la vajilla te sorprende. Se respira calma y aromas de exquisitas recetas. 100% recomendable. El trato es cercano y amable y los menús relación calidad precio ??‍? súper bien. Mil gracias

Silvia García

Un lugar donde nutrirte, donde comer la comida de siempre pero con una filosofía y una energía maravillosa. Cuando la persona que cocina lo hace con amor, ese amor hace que todo esté delicioso �

Lore Sunshine

Todo,todo riquísimo! He disfrutado mucho con la combinación y los sabores.Como se nota donde hay buenas manos y mucho corazón.

Maen Alcarria